Paisajes de mi alma

 

“Paisajes de mi alma”

Exposición de Patricia Tolentino en el Instituto Cervantes de Tel Aviv (Israel).

Himno a la naturaleza

Mi pintura es un himno a la naturaleza, frágil y en peligro.
Siento que la estamos abandonando y que no evaluamos su temporalidad: no tenemos, hoy, una certeza en cuanto a su futuro.
Mis paisajes retienen su aliento: no hay brisas, ni pinceladas rápidas o espontáneas. El verde es el color de base, representa la abundancia, la vida y el júbilo de los paisajes. Yo los capto, yo los capturo. Luego los pinto con suavidad, emoción y poesía, convirtiéndolos en odas a un mundo debilitado.
Y la mujer, ¿un mito? ¿No es hermosa, luchadora, protectora, madre, curiosa, trabajadora, atemporal?  Desde los principios de los tiempos, ella está ahí, progenitora del bien y del mal, idealizada y maltratada, que  sea por la vida o por las historias.
En este momento de mi pintura, yo la recompongo, la simbolizo, la sublimo.  La mujer es para mí, “la” héroe de la Tierra.  Sin ella no hay nada que pueda seguir.. Ciertamente la desgracia no la deja, pero también la esperanza y el amor se aferran a ella. En breve, mi pintura es un canto a lo que puede desaparecer, al estado efímero de lo que vemos y creemos eterno, a la belleza del corazón que nos habita y conmueve. 

Patricia Mano Tolentino

 

Su obra habla por sí sola

Patricia Mano Tolentino llegó hace tres años al curso de dibujo y pintura nuestro, lista a devorar el mundo de la pintura.
Cuando solicité hacer trabajos en casa, Patricia preparaba entre tres y cuatro trabajos.
Durante dos años la pintura se desbordó dentro de su alma en forma veloz.
Su obra habla por sí sola… es una alegoría fantástica del verde detenido en el tiempo, de la naturaleza que quedó suspendida, y, a través de la imagen de la mujer, se conserva el respeto de nuestra Madre Tierra.
Es un honor para mí sentir que tengo un pedacito pequeño en el despertar artístico de Patricia que entrega y expresa sus emociones.
Mis respetos, querida Patricia, me siento muy orgullosa de verte volar con la pintura, siendo el cielo el límite!

Mónica Pérez Weinberg